domingo, 1 de septiembre de 2013

EL BLOC DEL CARTERO, DINERO VIRTUAL,./ LA CARTA DE LA SEMANA,.Tres tecnologías "ponibles" más allá del Samsung Galaxy Gear y las Google Glass,./ CRUCE DE CAMINOS. CINE,.

TÍTULO : EL   BLOC DEL CARTERO, DINERO VIRTUAL,.

Durante siglos, el dinero fue un mero instrumento de comercio que representaba bienes ciertos. Pero hubo un momento en que pasó a ser un «medio de creación de riqueza». Sobre esta ficción se fundó el primer banco moderno: el rey Guillermo III de Inglaterra necesitaba un millón de libras esterlinas, que pidió prestadas a un banquero de Fráncfort llamado Rothschild; el rey recibió esta cantidad en oro y, a cambio, Rothschild autorización para emitir billetes que representaban la cantidad prestada. De este modo, el rey Guillermo tenía un millón, que podía gastar; y al banquero se le permitió prestar otro millón, con la garantía de que estaba respaldado por el rey. El dinero se había multiplicado por dos, pero no así los bienes que el dinero representaba. Posteriormente, este método de multiplicación virtual del dinero sobre el que se funda la expansión del crédito bancario hallaría su expresión más pavorosa mediante el llamado 'sistema de reserva fraccionaria': usted deposita diez euros en una cuenta bancaria, nueve de los cuales son empleados por el banco para conceder un préstamo a tal o cual empresa, que con ellos paga dividendos a sus accionistas, quienes a su vez los depositan en otra cuenta bancaria cuyos fondos el banco vuelve a emplear para conceder otro préstamo, y así ad infinítum. A la postre, se habrán prestado cien o mil euros, a partir de los diez euros primeros que usted depositó en el banco. Pero el dinero no se ha multiplicado milagrosamente; y, llegada la hora de satisfacer las deudas que en ese proceso se han originado, no quedará otro remedio sino rapiñar los diez euros primeros que usted depositó.
Esta creación de dinero virtual, permitida y orquestada por los bancos centrales, da lugar en un principio a etapas de desbocado crecimiento económico que, sin embargo, acaban desembocando en recurrentes depresiones, cuando los mercados descubren que el verdadero valor de los préstamos concedidos por el sistema bancario es en realidad mucho menor del que se pensaba. Esto es lo que hoy sucede: la expansión del crédito ha conducido a los bancos a la quiebra real, que no se traduce en un absoluto colapso del sistema financiero y monetario porque el prestamista de última instancia (es decir, los bancos centrales) mantiene la ficción. Y tal ficción solo puede mantenerse mientras los Estados se comprometan a pagar su deuda; esto convierte, inexorablemente, a los bancos en compradores de las abultadísimas deudas públicas de los Estados, lo que tiene ciertas ventajas para el sistema bancario, pues le permite financiarse a tipos de interés bajos; pero al mismo tiempo expulsa del crédito bancario a particulares y empresas, lo que produce un estancamiento progresivo de la actividad económica. Entretanto, la creación de dinero virtual ha dado lugar a procesos de quita en países como Chipre, donde los ahorradores han visto mermados sus depósitos; y no parece del todo claro si tal proceso no se repetirá en otros países, como España.
Los creadores de dinero virtual, que mientras disfrutaron de beneficios los privatizaron rápidamente por la vía de los dividendos, ahora que padecen pérdidas las socializan a través de políticas fiscales depredadoras y del desmantelamiento del mercado laboral. La propaganda oficial ha logrado, sin embargo, que interioricemos que las calamidades, cuando son compartidas, se convierten, como por arte de magia, en remedios benéficos (ya se sabe: mal de muchos, consuelo de tontos); y ha logrado también que aceptemos que una crisis provocada por la expansión artificial del crédito se tenga que remediar mediante el saqueo de la economía real, como los sacerdotes de Baal y Moloch presentaban el sacrificio de víctimas inocentes como antídoto contra la cólera de aquellos dioses bárbaros. Para que una engañifa de esta magnitud triunfe se requiere que la gente se la trague, como ocurría en la fábula del rey desnudo, en la que, junto a los sastres timadores, había un pueblo sometido que ensalzaba la vestimenta del monarca, mientras se paseaba en cueros por las calles. Y para conseguir que la gente comulgue con la engañifa ha hecho falta destruirla primero, ha hecho falta que se marchitara su amor por las cosas ciertas de la vida, que renunciara al esfuerzo, que abominara de las virtudes heredadas de sus antepasados, que se desvinculara de su familia y de su comunidad. Y así, una sociedad destruida en sus vínculos más elementales, se convirtió en fácil presa de la avaricia; y, cuando la avaricia la condujo al despeñadero, aceptó sumisamente que quienes la habían arrastrado hasta allí se repartieran sus despojos. En el pecado llevamos la penitencia.

TÍTULO: LA CARTA DE LA SEMANA,.

Tres tecnologías "ponibles" más allá del Samsung Galaxy Gear y las Google Glass,.


Dispositivos electrónicos

Tres tecnologías "ponibles" más allá del Samsung Galaxy Gear y las Google Glass



La electrónica se adapta cada vez más a nuestro cuerpo


"¿Para qué necesitas unas gafas inteligentes?" podría ser el futuro "Yo sólo uso el teléfono para hacer llamadas". La tecnología se ha hecho un hueco en nuestra vida a una velocidad sorprendente. En ocasiones sin darnos cuenta y otras a la fuerza. La presión social para instalar WhatsApp es cada vez mayor y, por tanto, también la necesidad de disponer un teléfono inteligente. ¿Es fácil encontrar ahora en el mercado algún teléfono que sólo permita hablar y enviar mensajes de texto? Lo que ayer era "snob" hoy es casi una necesidad básica.
Las Google Glass mantienen, de momento, ese carácter "snob". Al fin y al cabo su precio es demasiado elevado y sólo son accesibles para un reducidísimo número de personas. Incluso se podría afirmar que están en periodo de prueba, ya que solamente unos pocos y selectos "Googlefans", que están ayudando a la compañía norteamericana a desarrollar aplicaciones y usos antes de su lanzamiento mundial, tienen acceso a ellas.
Pero más allá de las maravillas del gigante norteamericano existen un gran número de pequeñas y grandes compañías que trabajan en la denominada tecnología "ponible" (wearable technology en inglés) o tecnología ergonómica. Dispositivos que se adaptan al cuerpo de diferentes maneras, como un reloj o unas gafas, con un manejo intuitivo y gestual. Más humano. Aunque algunos de ellos inspiran un auténtico "look cyborg" sobre quien los porta. A continuación mostramos tres de las últimas tecnologías "ponibles".
El HC1 Headset Computer: Se trata de un ordenador que se ajusta a la cabeza como un casco. Lo ha diseñado Motorola y su uso está pensado para entornos de trabajo. Con él es posible acceder a datos e internet como si de un ordenador se tratase, mientras se realizan otras tareas con las manos. Se podría definir como unas Google Glass avanzadas, en cuanto a que posee una pantalla ubicada cerca del ojo y cuenta con las características de un ordenador personal. Utiliza sistema operativo de Windows, tiene una memoria RAM y un disco duro con capacidad similar a la de un PC, con posibilidades de expansión mediante tarjetas de memoria y un procesador avanzado. Otra de sus similitudes con las gafas de Google es su manejo por medio de la voz, aunque el HC1 HeadSet Computer también puede ser controlado mediante gestos corporales, ya que cuenta con acelerómetro, giroscopio y otra serie de tecnologías que permiten captar el movimiento. (Pinche aquí para ver su funcionamiento)
Sony SmartWatch 2: Mientras el mercado está a la espera de que Samsung lance su Galaxy Gear y los "Applefans" siguen especulando con el diseño y prestaciones del primer iWatch, los más aficionados a la tecnología ya conocen el aspecto de la segunda versión del Sony SmartWatch, el reloj inteligente de Sony. Por el momento, cualquiera puede hacerse con la primera versión por 129 euros. Se trata de un dispositivo compatible con móviles y tabletas Android, que permite acceder al correo electrónico, mensajes de texto, notificaciones de redes sociales y controlar el reproductor de música del teléfono. La segunda versión tendrá una pantalla más grande (1,6 pulgadas y 220x176 píxeles de resolución) Además, al funcionar mediante aplicaciones que se pueden descargar de Google Play, las posibilidades son muy amplias. Para conectarlo al móvil es necesario mantener encendida la conexión Bluetooth, lo que puede conllevar problemas de batería en el teléfono. Respecto a la autonomía del reloj, Sony asegura que el SmartWatch 2 será el reloj inteligente con la batería de mayor duración. La compañía japonesa pondrá a la venta este dispositivo el 9 de septiembre, cinco días después de la presentación del Samsung Galaxy Gear y un día antes del evento de Apple. (Pinche aquí para ver cómo será el Sony SmartWatch 2)
"Guante-móvil Bluetooth": Se trata de un accesorio que permite hablar por teléfono a través de las manos. Sin necesidad de sostener el móvil. El guante izquierdo lleva incorporado un micrófono y un auricular en los dedos. Se conecta al dispositivo móvil mediante "Bluetooth" y ya se pueden realizar y recibir llamadas con el simple gesto de acercar la mano a la cabeza simulando un teléfono. Sus creadores los han pensado especialmente para usos deportivos. Atender al teléfono mientras se está corriendo, sin necesidad de parar o luchar para encontrar el móvil. No obstante, cualquier manos libres o unos buenos auriculares con micrófono podrían suplir esta función. Por tanto, es el dispositivo menos revolucionario de esta lista. Pero su atractivo radica en sus posibilidades estéticas, ya que por la red circulan imágenes de varios modelos elaborados con distintos tejidos y diseños (Pinche aquí para verlas en acción)

 TÍTULO: CRUCE DE CAMINOS. CINE,.

Reparto
Cruce de caminosRyan Gosling, Bradley Cooper, Eva Mendes, Dane DeHaan, Emory Cohen, Ray Liotta, Rose Byrne, Ben Mendelsohn, Bruce Greenwood, Mahershala Ali, Olga Merediz, Craig Van Hook, Gabe Fazio, Robert Clohessy, Luca Pierucci, Anthony Pizza, Kayla Smalls,.
 
 Luke (Gosling), un motorista que trabaja como especialista, trata de ponerse en contacto con su antiguo amor, Romina (Eva Mendes), y descubre que recientemente ella ha tenido un hijo de él, Jason. Decide entonces dejar su trabajo en la carretera y dedicarse a su familia trabajando como mecánico,.



No hay comentarios:

Publicar un comentario