domingo, 22 de septiembre de 2013

REVISTA TIEMPO, NO SE PARA QUE VALE UN OSCAR PORQUE NO TENGO NINGUNO,/ PRIMERA DIVISIÓN, LIGA, Real Madrid 4 - Getafe 1,

TÍTULO; REVISTA TIEMPO, NO SE PARA QUE VALE UN OSCAR PORQUE NO TENGO NINGUNO,

Sus padres no la llevaron al cine, así que se enamoró de la interpretación gracias al teatro. Acabó casándose con el indomable Warren Beatty después de codearse con Crockett y Tubbs en un capítulo de la exitosa 'Corrupción en Miami'. La azarosa vida de Annette Bening no puede resumirse en un par de líneas, y mucho menos su porte, simpatía y saber estar. Es una estrella de Hollywood y, cuando te mira de cerca a los ojos, sabes por qué. Cordial, sonriente y cercana, la actriz, que presenta en San Sebastián la película 'La mirada del amor', escucha atentamente las preguntas, reflexiona antes de contestarlas y casi siempre sentencia con una sonrisa.
- Su personaje en 'La mirada del amor' trata de recuperar la felicidad del pasado, ¿qué le gustaría recuperar a usted?
- Lo bonito de entrar en una edad madura es que puedes comenzar a mirar el pasado de otra forma y todo lo que te ha sucedido va transformándose según nuestra propia percepción. Vamos eligiendo quién ha sido realmente importante en nuestras vidas, y la experiencia nos permite moldearlo según nos conviene.
- Cuando hizo 'Los chicos están bien' dijo que siempre investigaba a fondo sus papeles, pero que en aquella ocasión se dejó guiar por el instinto. ¿Le ha sucedido lo mismo con 'La mirada del amor'?
- Lo de investigar el papel es importante sobre todo si tu personaje tiene una profesión especial que debes aprender. Cuando estaba en la universidad pensaba que cuanto más investigabas, cuanto más ensayabas, más puntos ibas a ganar; pero lo más útil es la intuición. No investigué demasiado para este papel, lo que pasa es que los actores solemos presumir de lo mucho que investigamos nuestros personajes para que parezca que trabajamos mucho (ríe).
- ¿No le ha animado a su marido, Warren Beatty, a venir a San Sebastián con usted?
- Me encantaría que conociese esta ciudad, pero estoy casada con él... Se lo pregunté una sola vez, y ya no insisto (carcajada).
- ¿Cómo lleva eso de estar casada con un mito?
- Siento decepcionarle, pero probablemente es como estar casada con cualquier otra persona. No es muy diferente, lo siento.
- Todo el mundo le pregunta por Ed Harris, su compañero de reparto, pero a mí me intriga más Robin Williams, ¿cómo es él?
- Es como usted se lo imagina: graciosísimo. Todo el mundo se ríe continuamente cuando él está a bordo. Cuando no estamos rodando te cuenta chistes y te gasta bromas. Pero cuando llega el momento de trabajar, es muy serio y es muy generoso con sus compañeros. Es una persona absolutamente dulce.
Vocación por el teatro
- ¿Es cierto que sus padres nunca le llevaron al cine?
- Sí, es verdad, ¿pero no pretenderá que diga nada malo de mis padres? Ja, ja, ja. No, a ellos no les interesaba mucho el cine. Creo que una de las pocas películas que vi con ellos fue 'Sonrisas y lágrimas'. Mi profesor nos llevaba a toda la clase al teatro a ver obras de Shakespeare, y eso es lo que me inspiró. Luego vino el cine, pero mi vocación vino por el teatro.
- Ha sido cuatro veces candidata al Oscar. ¿Este premio puede llegar a convertirse en una obsesión o los que estamos obsesionados somos quienes se lo preguntamos?
- (Risas) Cuando la gente me pregunta por esto no se muy bien lo que decir. Haber estado nominada cuatro veces es fantástico, y ganar premios es maravilloso, pero me da la sensación de que la importancia que se les da es hoy mucho mayor que cuando yo empecé. Es todo muy mediático, recuerdo un tiempo en el que no era tan complicado.
- ¿Para qué vale un Oscar?
- No lo sé porque no tengo ninguno.
- ¿Para subir el caché, quizás?
- No se crea, hay muchos actores que lo ganaron y luego no hicieron nada más.
- ¿Cuáles son sus próximos proyectos?
- Acabo de terminar el rodaje de una película con Al Pacino y Christopher Plummer. Y voy a rodar otra que dirigirá Michel Hazanavicius.

TÍTULO; PRIMERA DIVISIÓN, LIGA, Real Madrid 4 - Getafe 1,

 El Real Madrid consiguió su cuarta victoria liguera después de acabar con el Getafe (4-1) en un partido de la quinta jornada, en el que destacó la magia de Isco, autor del tercer tanto, y la lesión de Gareth Bale, que sintió molestias en el calentamiento y prefirió guardar su estreno en el Santiago Bernabéu para el derbi del próximo fin de semana.

   Los focos estaban dirigidos al galés, pero acabaron apuntando a Isco. El malagueño, que firmó un golazo para sentenciar al 'Geta' a media hora del final, fue lo mejor de un Madrid que prefiere "tres pases en lugar de 30" y que continúa sin patrón de juego, sin la capacidad de trasmitir a su grada, pero con la pegada que siempre definió a los merengues.
   Incluso cuando no la tiene su delantero de cabecera. El Bernabéu, en un gesto poco habitual, arropó a Karim Benzema cuando fue sustituido por Morata. El francés, que no hubiera marcado en dos horas, fue lo peor de un Real Madrid que --sin embargo-- tiene un recorrido increíble, casi infinito si terminan de encajar todas las piezas.
   Sin embargo, la primera en la frente la pegó el Getafe, por mediación de Lafita. El centrocampista azulón, que mantiene su idilio goleador con el coso blanco, batió a Diego López a los cinco minutos, una anécdota para los de Ancelotti, que rápido encontraron el camino del gol en la acción menos ortodoxa posible: un rechace en la línea que empujó Pepe.
   Y a partir de ahí se desató el vendaval del Real Madrid, que alcanzó el descanso con una exigua ventaja merced a un penalti que transformó Cristiano Ronaldo. El portugués, que estrelló un lanzamiento de falta en las manos de Míchel, no falló desde los once metros y dejó helado al cuadro del Sur de Madrid, casi sin recursos y argumentado en el balón parado de Pedro León, un viejo conocido de la casa blanca.

ISCO SENTENCIA, CRISTIANO SE GUSTA

   En el segundo acto, el Real Madrid acortó distancias y mejoró en el último pase, obra de Isco, que tiene duende, que hace fácil lo difícil y que ha comulgado a la perfección con la exigente grada del Bernabéu. El andaluz, con cinco goles en otros tantos partidos, quebró a dos rivales dentro del área y marcó por el palo largo; un disparo inalcanzable para Moyá.
   Modric, que dio descanso a Illarramendi --quien sí se pudo estrenar en su nuevo estadio-- mejoró la versión merengue, impedida en la construcción, pero letal en el área contraria y -foto-Cristiano, con el tiempo cumplido y de tacón, cerró la cuenta de un Real Madrid que sigue dando pasos hacia el frente, pero con la indudable sensación de que el camino por recorrer aún es demasiado largo.

FICHA TÉCNICA.

   --RESULTADO: REAL MADRID, 4 - GETAFE, 1. (2-1, al descanso).

--ALINEACIONES.

   REAL MADRID: Diego López; Carvajal, Nacho, Pepe, Arbeloa; Illarramendi (Modric, min.76), Khedira; Di María, Isco (Jesé, min.83), Cristiano; y Benzema (Morata, min.79).
  
GETAFE: Moyá; Arroyo (Rafa, min.70), Lisandro, Alexis, Escudero (Lago, min.46); Míchel, Mosquera, Pedro León, Lafita (Sarabia, min.44), Diego Castro y Miku.

--GOLES:

   0 - 1, min.5, Lafita.
   1 - 1, min.19, Pepe.
   2 - 1, min.34, Cristiano, de penalti.
   3 - 1, min.59, Isco.
   4 - 1, min.90+3, Cristiano.
   --ÁRBITRO: Fernández Borbalán (C.Andaluz). Amonestó con tarjeta amarilla a Carvajal (min.41) en el Real Madrid; y a Alexis (min.30) y Pedro León (min.76) en el Getafe. Expulsó a Míchel por doble amonestación (min.32 y min.85).

1 comentario:

  1. Hola David, soy la fotógrafa Erika Cortijo. Quería pedirte que corrigieras esta entrada de tu blog ya que yo no soy actriz, ni soy la chica que aparece en la fotografía, sino la autora.
    Espero noticias, Un saludo.
    ://mangreen32-plazaespaa.blogspot.com.es/2013/04/erika-cortijo-actriz-espanola-la-razon.html

    ResponderEliminar