lunes, 29 de abril de 2013

LA MÁQUINA DEL TIEMPO JOAQUIN BLUMEN,./ EL ODIO A LOS POLITICOS RECIBE A TIROS AL GOBIERNO ITALIANO,.

TÍTULO: LA MÁQUINA DEL TIEMPO JOAQUIN BLUMEN,.

Joaquín Blume Carreras (21 de junio de 1933 - 29 de abril de 1959) fue un gimnasta español, que compitió en la disciplina de gimnasia artística.

Biografía

Nació en Barcelona, hijo de un profesor de gimnasia de origen alemán, Armando Blume Schmadecki, y de Mari Paz Carreras. Emigró a Alemania con su familia durante la Guerra Civil española. Allí pasó los primeros años de su vida. Cuando terminó la contienda en España, regresó a Barcelona.
A su regreso a Barcelona, Joaquín ingresó en la Escuela de Alemania de gimnasia deportiva, en la que su padre impartía clases y después en el gimnasio propiedad de su padre en la calle Padua. No tardó en revelarse como un gimnasta de excepcional calidad.
En 1949 se proclamó campeón de España absoluto, título que retuvo durante diez años consecutivos. Debutó en los Juegos Olímpicos de Helsinki, en 1952, y ocupó el puesto 52. Tenía sólo 19 años. Su progresión empezó a ser imparable: quedó en el puesto 44 en los Mundiales de Roma de 1954, y un año después, en la Copa de Europa, fue décimo. En el año 1956 partía entre los favoritos para los Juegos de Melbourne, pero España se negó a acudir como protesta por la presencia de la URSS, que había invadido Hungría. Blume pensó entonces en nacionalizarse alemán para poder participar en la competición, pero le convenció para que no lo hiciera Juan Antonio Samaranch, por entonces delegado en Cataluña de la Delegación Nacional de Educación Física y Deportes. Un año después, en los Campeonatos de Europa disputados en París (por entonces los campeonatos de Europa tenían valor mundial, dado el dominio de los países del bloque del Este), Blume ganó el concurso general individual, además de cuatro aparatos: paralelas, caballo, barra fija y anillas. En esta última disciplina alcanzó tal perfección en la ejecución del Cristo (consistente en permanecer estático con los brazos en cruz), que Blume ha pasado a la historia como su inventor, aunque en realidad no lo fuera.
Murió en 1959, cuando el avión en el que viajaba sufrió un accidente en La Huerta del Marquesado, pueblo situado en la cordillera de Cuenca, en el que además de Blume también murieron su mujer, María José Bonet, y los demás miembros del equipo español. El vuelo 42 de Iberia, un DC-3, se estrelló sin dejar supervivientes.

Legado

Tras su desaparición, la gimnasia artística española no tuvo ningún representante destacado hasta la aparición de Jesús Carballo (bicampeón mundial de barra fija), Rafael Martínez (quién en 2005, cuarenta y ocho años después del gran triunfo de Blume, logró de nuevo la medalla de oro en un concurso completo del Campeonato de Europa) y el tres veces medallista olímpico Gervasio Deferr.
Desde 1969 se celebra anualmente en Barcelona una competición, el Memorial Joaquín Blume, y dos residencias, una en Madrid y otra en Barcelona, el instituto IES Joaquín Blume en Esplugas de Llobregat o el club de Atletismo Joaquín Blume de Segovia llevan su nombre. También lleva su nombre el Colegio Público Joaquín Blume de Torrejón de Ardoz, situado en la calle del mismo nombre junto al polideportivo también llamado igual. En Sabadell también existe un colegio público con su nombre, CEIP Joaquim Blume. En Alhaurín de la Torre, Málaga, el primer campo de fútbol de la localidad y la avenida donde está ubicado también lleva su nombre. En Alicante, Móstoles, Puente Genil, Llinars del Vallès, Oviedo (Asturias) y Granada, existen calles que llevan su nombre.
Desde hace unos cuantos años y siempre el último fin de semana de abril, la localidad donde murió conmemora a Joaquín Blume. El evento se llama Marcha Blume y consiste en la ascensión desde el mismo pueblo de La Huerta del Marquesado (Cuenca) hasta la cumbre donde el avión cayó. En el punto exacto hay una cruz de piedra con los nombres de todos los fallecidos en el siniestro y sobre su pedestal algún representante del ayuntamiento se encarga de depositar flores. La cumbre es el punto más alto de la provincia y se llama curiosamente "Collado Bajo", con unas espectaculares vistas de toda la Serranía de Cuenca. La jornada, además de homenajear al gimnasta, supone una día de convivencia entre los vecinos y visitantes. Tras la Marcha y ascensión, siempre hay actividades, mercadillo de artesanía, comida y cena todos juntos, etc. Cada vez son más los que se apuntan al evento, que crece año a año y que se ha consolidado en el calendario de actividades de toda la provincia de Cuenca.
Joaquín Blume recibió a título póstumo, la distinción del COI como mejor atleta del mundo.

 TÍTULO:  EL ODIO A LOS POLITICOS RECIBE A TIROS AL GOBIERNO ITALIANO,.

 El odio a los políticos recibe a tiros al Gobierno italiano

Si todavía había alguna tentación entre los políticos italianos de no tomarse en serio la situación y poner en marcha el nuevo Gobierno,.



Si todavía había alguna tentación entre los políticos italianos de no tomarse en serio la situación y poner en marcha el nuevo Gobierno para pasar el rato ayer fue aplastada por una escena trágica a las puertas mismas del poder, justo a la hora en que los ministros tomaban posesión de su cargo. A las 11.34, un parado de 49 años, vestido con traje y corbata, desesperado por sus problemas económicos y personales y que quería «disparar a un político», hirió con seis tiros a dos 'carabinieri' ante el Parlamento y el Palazzo Chigi, la sede de la presidencia del Ejecutivo, dos edificios contiguos en pleno centro de Roma. El agresor, identificado como Luigi Preiti, intentó huir pero fue detenido por otros agentes sin responder al fuego.
Uno de los militares fue herido en una pierna y el otro, alcanzado en el cuello por una bala que tocó la columna vertebral, está en graves condiciones. También sufrió erosiones leves en la cara, al caer al suelo, un niño de tres años que pasaba por allí con su familia. Su padre, de 39 años, estaba junto al segundo 'carabiniere' y vio a dos metros al agresor empuñar el arma. Para salvar a su hijo lanzó instintivamente el cochecito, que volcó. Su mujer, embarazada de cuatro meses, también cayó al suelo, pero no sufrió daños. «He visto el cañón de la pistola, bum, bum, bum, ese miraba a la cara...», contó luego en el hospital.
Durante la hora siguiente, hasta que se aclararon los detalles y se descartó un acto de terrorismo, Italia vivió la pesadilla de un posible retorno de los 'años de plomo'. Porque, por desgracia, era creíble. Tal es la tensión social y política que se vive en este momento y el suceso marca dramáticamente el arranque del frágil Ejecutivo de Enrico Letta, llamado a dar una difícil señal de decencia y credibilidad de la clase política. Si ya sentía encima un peso superior a sus fuerzas, como confesó, esa carga ayer se multiplicó.
El pánico se adueñó del centro turístico de Roma, soleada y repleta de visitantes, a un minuto de la Fontana de Trevi. Lo ocurrido fue captado casi inmediatamente por cámaras, pues había numerosos periodistas en torno al Palazzo Chigi. En las primeras imágenes se oyen incluso los dos últimos tiros, una mujer que grita, la gente que huye, una señora que se cae de una bici. «He oído dos tiros, me he girado y he visto a un hombre bien vestido, de gris, que disparaba a un 'carabiniere'. He salido corriendo porque pensé que podía disparar también contra los periodistas», ha relatado Simone Bianchi, de 32 años, uno de los cámaras. El nuevo ministro de Interior, Angelino Alfano, que se estrenó de inmediato en el cargo, informó de que Preiti pretendía suicidarse tras su ataque, pero había vaciado el cargador. Según testigos, antes de hacer fuego habría gritado: «¡Disparadme, disparadme!».
El detenido es un albañil calabrés, la región de la punta de la 'bota' italiana, una de las más pobres del país, que emigró al norte en los noventa pero hace dos años y medio se quedó sin trabajo. Dentro de la crisis de la construcción, su pequeña empresa quebró. También fracasó en su matrimonio, con un hijo de 11 años, y tuvo que regresar a casa de su padres, en Rosarno. Es una zona agrícola, deprimida, infestada de la mafia local, y tiraba haciendo trabajillos. Será sometido a una pericia psquiátrica, pero al fiscal que le interrogó ayer no le pareció un desequilibrado, sino «un hombre lleno de problemas» que confesó al momento: «No es un loco, ha dicho que quería disparar a los políticos, pero como no los ha encontrado a disparado a los 'carabinieri'».
Como ocurre a menudo, los dos heridos también son de regiones pobres del sur. Uno es de Palermo y el otro, de cerca de Nápoles. Giuseppe Giangrande, de 50 años, el que sufre lesiones en la columna, se acababa de quedar viudo hace dos meses. El otro se llama Francesco Negri, de 30 años.
«Un cortocircuito»
Preiti llegó el día anterior a Roma en tren y durmió en un hotel. Había pedido dinero a su madre y llevaba encima una pistola semiautomática Beretta, calibre 7.65, con la matrícula borrada, que había comprado en el mercado negro hace cuatro años, aunque no tenía licencia. Habría decidido liarse a tiros hace veinte días, aunque no ha explicado qué le impulsó. «He querido hacer un gesto impactante en un día importante, no odio a nadie en particular, pero estoy desesperado», declaró al fiscal. Según los primeros datos, además de los problemas que ya tenía, Preiti estaba enganchado al juego y el póker por Internet y habría acumulado deudas.
En su entorno familiar ayer no eran capaces de creerse lo que había hecho. Su hermano, que no hablaba con él desde agosto y vive en el norte, estaba asombrado y pidió perdón en nombre de la familia: «No es un desequilibrado ni un terrorista, es una persona normalísima. Ayer fue a trabajar tranquilamente, me lo han dicho mis padres, pero no sé que le ha pasado, no consigo explicármelo, la mente humana a veces tiene un cortocircuito». También su exmujer, de 40 años, se declaraba atónita: «Es una buena persona, nunca ha tenido problemas». El abogado de oficio que asistió ayer a Preiti refirió que al saber que había herido a dos 'carabinieri' «se ha echado a llorar y ha pedido perdón». Lo interpreta como «un ictus de rabia, tras años de depresión».
En el momento del tiroteo el nuevo Gobierno de Enrico Letta comenzaba la ceremonia de juramento de los cargos en el palacio del Quirinal, a cinco minutos del lugar del suceso. El ambiente era festivo pero los periodistas comenzaron a enterarse de lo ocurrido. Nadie advirtió a los ministros mientras cumplían con el ritual, pero un asesor de Alfano le dijo algo al oído. Le cambió la cara y se quedó de piedra. Lo mismo fue pasando con los demás hasta que la atmósfera se hizo grave. En el exterior del Quirinal, lleno de turistas, porque estaba previsto abrir el palacio al público, la Policía despejó de inmediato la zona. También se cortaron al tráfico las dos grandes calles del centro, Via del Corso y Via del Tritone, y durante la mañana reinó un clima de excepción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada